RÉPLICA ORIGINAL

Audiovisual

Presentación del proyecto "Replica Original" del arquitecto que hace fotografía Nicolás Sáez.


Edición Videos: Dostercios

Registros: Nicolás Sáez


La puesta en escena performática que realiza Sáez, al solicitarle a desconocidos ingresar a sus viviendas para construir una cámara oscura que permita visibilizar en sus propios muros la proyección de las antenas celulares que se encuentran contiguas a sus hogares, nos obliga a tomar consciencia de nuestra fragilidad respecto del control, la vigilancia y la intromisión directa e intangible que nos circunda. El exterior se vuelve interior, como lo público se entromete en la privacidad de nuestras vidas. Esto para luego observar por medio de un dispositivo estereoscópico una serie de antenas de celulares - como si se trataran de estructuras camufladas e híbridas, que con sus diseños de palmeras, faros o chimeneas y por su ubicación revelan su propia simulación y engaño.


Aquellas efigies no nos permiten cerrar los ojos, sino justamente lo contrario, nos estimulan a vivir en una contante escenificación. Esto considerando que vivimos en un proceso de agotamiento neuronal por tener que ser sujetos del rendimiento (como diría Han), por la gestión de productividad de nuestro cuerpo/mente que nos fatiga, para lo cual lo que sucede en nuestro entorno urbano no es relevante, solo es un adorno a la hipervulnerabilidad en la que habitamos y la poca consciencia del paisaje que nos rodea. Esas antenas están estratégicamente instaladas en células urbanas para que la conexión virtual entre los habitantes sea más fidedigna (es decir, no tenga interferencias; valga la ironía) y necesite menos energía para existir. Es decir, mientras más población, más antenas; mientras más antenas más amenazas; mientras más amenaza más camuflaje.


Este trabajo se adentra en una investigación documental sobre los alcances tanto cotidianos como políticos no sólo de las interferencias, sino también de las sombras que se proyectan en nuestros hogares. Me refiero no solo al campo electromagnético, sino al poder de los sistemas de comunicación. En aquellos espacios habitacionales se introducen imágenes latentes, invisibles para nuestra mirada, que nos gobiernan en silencio. Basta un ejercicio óptico para darnos cuenta de que lo que ingresa por la ventana, comedor o cocina invade de forma sistemática nuestra propia capacidad de discernir. Estamos enceguecidos de lo que acontece frente a nosotros.


Réplica Original insiste en cuestionar el sistema en el cual cohabitamos, aquel del progreso desmedido y del sin sentido que nos aleja del buen-vivir (o Sumak Kawsaym en quechua), uno que se dibuja sutilmente, para hacernos creer que sus complejos engranajes de camuflajes y vigilancias son inocuos

(Fragmento texto Réplica Original por Andrea Jösch)